Esta entrada se editó por última vez: mayo 27th, 2019 - 03:07 pm

El tejo común (Taxus baccata), uno de los
vegetales más tóxicos, es una planta arbustiva o arborescente,
de forma más o menos triangular.

Sus ramas están densamente cubiertas de hojas lineales,
como agujas, dispuestas en dos hileras opuestas.
Toda la planta, salvo la carne roja de los frutos, resulta
fuertemente venenosa.

Substancias tóxicas

Contiene taxina, una mezcla compleja de alcaloides, en las
hojas, las semillas y la corteza.
La dosis letal se ha estimado en 50 – 100 gramos de hojas.
Las hojas o ramitas caídas por el suelo son tan tóxicas como la
planta fresca.
Los extractos de tejo son extremadamente cardiotóxicos, por
su acción de inhibición de los flujos de calcio y de sodio.

Manifestaciones:

La intoxicación por tejo es relativamente rara.
Se ha descrito la muerte de adultos que fallecieron tras tomar
una preparación medicinal elaborada con hojas de tejo.
Las toxinas se absorben rápidamente, por lo que en algunos
casos se produce la muerte por cardiotoxicidad en forma tan
precoz que no se manifiesta ningún tipo de síntoma.
En otros casos, transcurren varias horas, o incluso días, y los
pacientes presentan una serie de síntomas.

1- Síntomas digestivos:

náuseas, vómitos, dolor abdominal
difuso.

2- Síntomas neurológicos:

vértigo, midriasis, astenia, rara vez
convulsiones. Al principio el paciente puede estar somnoliento,
pero pronto presentará pérdida del conocimiento, letargia y
coma.

3- Síntomas cardiológicos:

Taquicardia al principio, seguida de
bradicardia, arritmias, y finalmente atonía cardíaca que puede
llevar a la muerte. Se han descrito severas arritmias
ventriculares. La hiperpotasemia aguda podría ser en parte
responsable de la cardiotoxicidad del tejo..

Tratamiento:

Debería llevarse a cabo un rápido vaciado del contenido del
estómago, por inducción del vómito o lavado gástrico, seguido
de la administración de catárticos y carbón activado.
Es útil el tratamiento sintomático básico y de soporte (laxantes,
oxigenoterapia, control de la presión arterial, ECG y pulso,
etcétera)

Además, se puede actuar específicamente sobre:

1- La hiperpotasemia: si excede de 6 mEq/L administrar 25 mg
de glucosa y 10 UI de insulina. Si es preciso, puede recurrirse a
la hemodiálisis para reducir las cifras de potasio sérico.
2- Las alteraciones cardíacas: El tratamiento con atropina o
lidocaína puede ser beneficioso en animales.
La atropina se ha usado con éxito en humanos para tratar
bradicardias sinusales o arritmias ventriculares inducidas por
tejo.
De ser preciso puede instalarse un marcapasos intracavitario
transitorio.


Deja un comentario

Autor/a: David Alonso

Vivimos en la abundancia y no lo vemos. La ciencia es una creencia carencial, la ciencia no ve. Solo ve que carece de conocimientos suficientes por eso consume investigación. la ciencia busca fuera lo que no encontró dentro. Gozan poco por lo mucho que tienen y sufren mucho por lo poco que les falta.